C/ Barcelona, 17

08820 El Prat de Llobregat (Barcelona)

logotipo inmobiliaria
93 015 33 22

617 36 97 29

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La cédula de habitabilidad

Algunas dudas frecuentes

¿Qué es?

La cédula de habitabilidad es el documento que acredita el cumplimiento de los requisitos mínimos de habitabilidad regulados en el decreto 141/2012 de la Generalitat de Catalunya. Tiene la función de acreditar, además de que la vivienda es habitable, la solidez del edificio, y de continuar vigilando para que las viviendas cumplan y, sobre todo, mantengan unas condiciones de habitabilidad dignas a lo largo del tiempo.

La cédula de habitabilidad, que caduca a los 15 años, es obligatoria para todas las viviendas, y se necesita para alquilar y vender una vivienda, y para que las compañçias de agua, gas, electricidad y telecomunicaciones den suministro a las viviendas.

 

¿Es obligatoria? ¿La necesito?

Es obligatorio que todas las viviendas tengan la cédula de habitabilidad vigente, según establece el artículo 9 del citado decreto 141/2012. Adicionalmente, necesitará disponer de la cédula para realizar algunas gestiones; hace falta tenerla vigente para alquilar y vender una vivienda, o para recibir suministro de compañías de agua, gas, electricidad, etc. Los bancos y cajas pueden exigirla como condición para conceder un crédito hipotecario.

 

¿Cuándo caduca?

Desde la entrada en vigor del decreto de habitabilidad, en el año 2003, las cédulas tienen una validez de 15 años. Deben volver a obtenerse una vez transcurrido este período. Anteriormente las cédulas caducaban a los 10 años; todas las cédulas emitidas antes de 2003 han caducado.

 

¿Cualquier inmueble puede obtenerla?

Sí, cualquier inmueble puede obtener la cédula de habitabilidad si reúne los requisitos de habitabilidad y se acredita su uso como vivienda. A partir de la entrada en vigor del decreto 141/2012, la cédula de habitabilidad es independiente de la situación urbanística o registral del inmueble. Así, su artículo 17.2 establece que "la no adecuación a los requerimientos urbanísticos no es causa de denegación de la cédula de habitabilidad. Solo en caso de que la Administración otorgante tenga conocimiento de esta circunstancia, se hará constar la no adecuación en el documento de otorgamiento de la cédula sin perjuicio de iniciar el procedimiento que habilite la legislación urbanística a efectos de restaurar, en su caso, la legalidad infringida". Por lo tanto, no es necesario que el inmueble esté escriturado como vivienda para obtener la cédula de habitabilidad, si bien es necesario acreditar la antigüedad del uso como vivienda del inmueble. Si una vivienda no cumple los requisitos de habitabilidad no puede obtener la cédula hasta que no se realicen las obras necesarias, si bien esto no impide que se pueda vender, mediante la aceptación de un certificado substitutorio especial por parte del comprador.

cedula

 

 

 

 

Gestoría del Inmueble Bonet

C/ Barcelona, 17, local

08820 El Prat de Llobregat (Barcelona)

Tel. 93 015 33 22 / 617 36 97 29

local